¿Qué ocurrió con el alfar de los Górriz?

En esta ocasión, quisiera dedicar esta entrada de manera especial a uno de los testimonios de producción cerámica más importantes que posee la ciudad de Teruel. Me refiero a las instalaciones alfareras del Barrio de las Ollerías de San Julián, en las que la familia Górriz nos devolvió la tradicional manifestación de la cerámica decorada en pleno siglo XX.

La dedicación familiar a la cerámica

El alfar de las Ollerías del Barrio de San Julián perteneció a una saga de alfareros turolenses que mantuvo su actividad artesana a través de varias generaciones. José Górriz Martínez, se estableció en estas instalaciones a principios de los años treinta, compradas a su anterior propietaria y esposa del fallecido Mamés Lozano. A la muerte de José Górriz, el alfar y el oficio de la cerámica pasaron a sus hijos: José Vicente, Adoración, Ismael, José Antonio y Consuelo.

Tras el fin de la Guerra Civil, este conjunto experimentó su mayor dinamismo a partir del II Concurso-exposición de artesanía de Teruel en el que los hermanos consolidaron el éxito de sus piezas. La producción se centró en estas artesanías, haciendo resurgir la tradicional cerámica decorada stannífera turolense, desarraigada por otros tipos cerámicos coetáneos de menor calidad y fabricación industrial.

La exportación de piezas realizadas por los hermanos provocó el reconocimiento de la cerámica turolense a nivel internacional, hasta tal punto que todavía hoy sigue siendo una de las manifestaciones artísticas más representativas de este territorio. Existen gran cantidad de piezas repartidas por algunos museos de artes decorativas, entre los que destaca el Museo de Teruel, el cual celebró la exposición Homenaje a los hermanos Górriz en 1988.

El conjunto alfarero

El alfar se sitúa en una vaguada junto a la rambla del Barrio de San Julián, en la confluencia de los barrancos del Chepa, Fuentebuena y del Rajo. Fue un lugar propicio para establecer un núcleo alfarero que constituye el mayor conjunto histórico de estas características en Aragón. La explicación de este fenómeno es que se trata de un emplazamiento muy favorable para el desarrollo de la alfarería, dado el carácter arcilloso de su entorno natural circundante, actual Paisaje Cultural de Las Arcillas, que facilitaba la extracción de las materias primas.

El origen de las Ollerías del Barrio de San Julián es todavía incierto. Las investigaciones actuales establecen una cronología aproximada en torno al siglo XVIII. Se cree que estas construcciones pudieron ser levantadas en ese momento, como producto del crecimiento urbano de la ciudad, reemplazando a otras más antiguas que existían en zonas próximas. Este alfar aparece documentado por primera vez en un plano cartográfico de la población de Teruel del año 1869.

El Alfar de los hermanos Górriz forma un conjunto arquitectónico con edificaciones de tipo preindustrial, realizadas a partir de materiales autóctonos y con técnicas tradicionales. Estos edificios se disponen según sus usos, organizados en torno a un espacio central ocupado por la era, una superficie llana junto al pozo y las balsas de amasado y decantación. Encontramos estructuras destinadas a la actividad alfarera: el obrador, varios cobertizos y almacenes, tres hornos de cerámica y un horno de barnices o padilla. Pero también, existen otras dependencias de ámbito doméstico como la cuadra, el huerto y la vivienda donde tenía lugar el desarrollo de la vida familiar.

alfar

Plano del Alfar de los hermanos Górriz. Fuente: Plan LIFE Teruel.

Era (1); Molino pequeño de colores (2); Tornos (3); Obrador septentrional (4); Horno Eléctrico (5); Molino cilíndrico de bolas (6); Barrero (7); Obrador central (8); Obrador meridional (9); Horno de barnices (10); Pozo (11); Balsa de amasado (12); Balsa de decantación (13); Cuadra (14); Vivienda principios de siglo XX a 1970 (15); Vivienda desde 1970 (16); Cobertizo del carro (17); Huerto (18); Antigua entrada al alfar (19); Horno meridional de cerámica (20); Ubicación aproximada de la vivienda en el siglo XIX (21); Molino grande de barnices (22); Almacenes y cobertizos (23); Horno central de cerámica (24); Horno septentrional de cerámica (25).

 

Mirando hacia el futuro del patrimonio cerámico

Las instalaciones alfareras del Barrio de Las Ollerías de San Julián están sujetas a protección legal bajo la declaración de Bien Catalogado del Patrimonio Cultural por Orden de 14 de julio de 2005 del Departamento de Educación, Cultura y Deporte. Dicha categoría, recogida en la Ley 3/1999, de 10 de marzo, del Patrimonio Cultural Aragonés establece una “protección con fines de investigación, consulta y difusión, así como la compatibilidad de su uso con su correcta conservación”.

Este último aspecto  ha impulsado la iniciativa de la Fundación Ollerías Siglo XXI de preservar el alfar mediante su Taller de Empleo que persigue tanto la formación de alumnos en restauración del Patrimonio Cultural como la propia recuperación de este bien histórico-artístico para dotarlo de usos turísticos y culturales como centro de exposiciones y lugar de visita pública.

Con estas diapositivas podréis conocer cómo es el aspecto actual de las instalaciones:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aunque todavía queda mucho camino para que este espacio alfarero se encuentre en óptimas condiciones de conservación, ya han tenido lugar labores de restauración de algunas de las partes que resultaban muy dañadas por el paso del tiempo y la caída de escombros. Además, se ha llevado a cabo una intervención arqueológica que sacó a la luz restos de antiguas estructuras precedentes a las actuales, lo que ayudará a entender cómo evolucionó el alfar.

Las actividades de revitalización de este patrimonio arquitectónico se enmarcan dentro de un proyecto más amplio llamado Complejo Cultural “Alfarería Turolense” con el fin de promover los valores que integran alfares, canteras, industrias y otros elementos relacionados con la cerámica de Teruel.

En palabras de la presidenta de la Fundación Ollerías Siglo XXI:

“El Complejo Cultural ‘Alfarería Turolense’ es un ambicioso proyecto que pretende que la alfarería y la cerámica turolense recuperen un papel acorde con su relevancia histórica, cultural y patrimonial; con su importancia pasada y con la notable proyección que pueda tener en el futuro dentro del área de estudio e investigación de la fabricación, aplicación y usos de los materiales cerámicos”.

Isabel Gorbe Marqués. Los hermanos Górriz y el renacer de la cerámica en Teruel.

 


Referencias:
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s